Category: Medicina


Francisco de Quevedo definía el amor, en un poema suyo, de la siguiente forma:

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.
Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado.
Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero paroxismo;
enfermedad que crece si es curada.
Éste es el niño Amor, éste es su abismo.
¡Mirad cuál amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo!

Y es que, el amor ha sido fuente de inspiración para muchos artistas, pero ¿Es el amor una idea abstracta o detrás de él hay una explicación científica?

Como seres vivos que somos, buscamos perpetuar nuestra especie. Por tanto, buscamos una pareja que nos asegure esa descendencia, es más, me atrevería a decir que buscamos a nuestra pareja de una forma tal, que dote a nuestros hijos  con unas características que los “mejore”, que haga que se adapten mejor  al medio en el que vivirán. De ahí, que las características en las que más nos fijamos sean, por ejemplo,  la inteligencia, la constitución física o la belleza.

Dejando a un lado el punto de vista antropológico, el amor, como cualquier otra emoción, está regulado por factores endocrinos. Algunos de los factores que tienen un papel en el amor romántico y el apego son: la oxitocina, vasopresina, dopamina, serotonina, noradrenalina y la testosterona. Todas juntas forman “El cóctel del amor”.

Cuando nos enamoramos, aumentan los niveles de dopamina y noradrenalina. Estos neurotransmisores, que pertenecen a la familia de las catecolaminas, juegan un papel importante en el comportamiento y la cognición, la actividad motora, la motivación y el placer. Es por eso, que focalizamos nuestra atención en la persona amada. Además, la noradrenalina, como hormona del estrés que es, aumenta el ritmo cardíaco, de ahí que se nos acelere el corazón cuando vemos a nuestro/a enamorado/a.

Por otro lado, se produce una disminución de la serotonina, una monoamina neurotransmisora derivada del triptófano, que está implicada en los vínculos de pareja y en el amor. Además se sabe que participa en trastornos psiquiátricos, incluyendo el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), la depresión y el trastorno de la ansiedad. De hecho, las primeras etapas del enamoramiento muestran cierto grado de similitud con el TOC, incluyendo síntomas de ansiedad, estrés y pensamiento obsesivo, es decir, nos pasamos el día pensando en esa persona, debido a esa disminución de serotonina.

Otra hormona que tiene un papel importante es la testosterona, una hormona esteroidea que es secretada por los testículos, en los hombres, y por los ovarios, en las mujeres, y que está implicada en varias funciones, incluyendo el desarrollo del sistema reproductor masculino y los caracteres sexuales secundarios. La testosterona es un “afrodisíaco” natural, ya que incrementa el deseo sexual. La serotonina, la noradrenalina y la dopamina estimula la producción de testosterona, y es por eso que cuando nos enamoramos también deseamos a esa persona.

Tras este primer coctel de hormonas, el “sex on the beach” bioquímico (porque es dulce y empacha), entran en juego otras dos hormonas: la oxitocina y la vasopresina, que son dos neuropéptidos muy similares estructuralmente.

La oxitocina  está implicada en las contracciones musculares durante el parto y en la estimulación del pezón por la succión del bebé, facilitando la lactancia. También tiene efectos ansiolíticos, antinocirreceptivos (contra la sensación de dolor)  y es capaz de reducir el estrés. Además de esto, se conoce la oxitocina como “la hormona de la confianza”, ya que se ha visto, que los individuos que segregan más oxitocina son más extrovertidos. La vasopresina, por otro lado, es liberada en respuesta a en respuesta a cambios en la osmolaridad sérica o en el volumen sanguíneo, incrementando la resistenciavascular periférica y a su vez la presión arterial.

Ambas hormonas se segregan y recorren nuestro cuerpo durante el orgasmo, lo que nos permite establecer vínculos de apego y responsabilidad con nuestra pareja. También se ha visto que están implicadas en las relaciones filiales.

A grandes rasgos, y como diría Porky, “eso es todo amigos”. Si algún espíritu inquieto se ha quedado con ganas de más, en PubMed, base de datos perteneciente al NCBI, puede encontrar el artículo “LOVE IS MORE THAN JUST A KISS: A NEUROBIOLOGICAL PERSPECTIVE ON LOVE AND AFFECTION”, que es donde me he basado para esta entrada. Para los más vaguetes, podéis echarle un ojo a este capítulo del programa Redes.

Como conclusión podemos decir que los seres vivos, en general, y los seres humanos en particular, somos pura química.

María del Pilar Martínez.

Para comenzar este blog me gustaría hablar de que es, desde mi punto de vista, la bioinformática. Mi experiencia en este mundo de la divulgación es nula, por tanto espero que este post os agrade y me anime para que realice futuras entradas.

Mi idea en este post, es acercar a las personas de todos los ambientes, que entiendan el castellano, el mundo de la bioinformática y explicar por qué es tan importante para los investigadores el conocimiento de aplicaciones que ofrece esta rama de conocimiento. Tengo que dejar claro que yo no soy investigador, pero me estoy moldeando para ello, y posiblemente de lo que vaya hablar yo ahora sea escaso para personas mas documentadas en este tema, por tanto  me gustaría introducir desde mi punto de vista la bioinformática para todo el mundo.

Yo empecé esta disciplina con un terror tremendo, pues mis conocimientos de matemáticas eran muy escasas, y claro todo lo relacionado con informática debe tener números y complicadas operaciones que nunca te saldrán porque te equivocaste en una coma. Pero sin embargo, y como gran sorpresa, no fue así.

Con un gran miedo busqué información previa sobre que es en sí la bioinformática y según la gran amiga Wikipedia, la bioinformática es la aplicación de tecnología de computadores a la gestión y análisis de datos biológicos, desde mi punto de vista, esta definición recalca muy bien que sería la bioinformática.

Aún así, ¿qué quiere decir con la tecnología de computadores? yo en un principio pensé, anda ya estamos en la tecnología de los computadores, ¡¡maldita sea!!, ¡estoy en Matrix y Morfeo no me ha ofrecido la ‘’pastillita’’ roja!, o sí, pero acepte la azul y no me acuerdo de nada… . Mas tarde recapacite y deje de pensar tonterías y busqué que significado tiene y, en este caso, se refiere a que con una serie de software han conseguido que se puedan gestionar datos biológicos.

El éxito que ha tenido esta disciplina como es la bioinformática es que todos los investigadores del mundo puedan conocer la actualidad de las investigaciones que se están llevando a cabo, como los avances en la detección y tratamiento de enfermedades y la producción de alimentos genéticamente modificados. De este modo, por ejemplo, un bioquímico español puede conocer los estudios sobre la ‘diabetes Mellitus tipo 1 en adolescentes’  de inmunólogos Coreanos, o conocer la estructura o la secuencia  de una enzima antes de trabajar con ella.

Un factor importante es que todas las bases de datos de esta disciplina están entrelazadas, por lo que la actualización en una de ellas afecta a todas las bases. Es muy bueno porque no necesito estar dentro de todas las bases para actualizarme en donde me interesa sino que puedo leer el articulo relacionado de la proteína en una base de datos y pasar automáticamente a otra que me refleja su estructura tridimensional.

Dentro de bioinformática, existen tres subdisciplinas:

a) El desarrollo de nuevos algoritmos (fórmulas matemáticas) y estadísticas para establecer relaciones entre miembros de grandes grupos de datos. Como dije anteriormente, mi gran miedo era el realizar formulas matemáticas pero en ningún momento, a no ser que te dediques a la programación de esta base de datos, deberás realizar problemas muy complicados, que para eso ya lo hacen los programas.

b) El análisis y al interpretación de varios tipos de datos incluyendo secuencias de nucleótidos y aminoácidos, dominios proteicos y estructuras de proteínas.

c) El desarrollo y la implementación de herramientas que permitan acceso y manejo eficientes de diferentes tipos de información.

La expansión de esta disciplina es muy reciente puesto que comenzó a emplearse años después de la revolución genómica tras conocer la secuenciación de Haemophilus influenzae (una bacteria que se puede infectar sin hacer nada hasta que un cambio por culpa de otro factor hace que esta bacteria sea una puñetera produciendo problemas respiratorios) en 1995, y desde entonces los genomas están siendo secuenciados a un ritmo rápido.

En octubre de 2011, según Wikipedia, las secuencias completas están disponibles para: 2.719 virus , 1115 archaea y bacterias , y 36 eucariotas , de los cuales aproximadamente la mitad son hongos . Por supuesto, hay que tener en cuenta que la bioinformática no avanzó únicamente por la secuenciación genómica.

La única pega de esta disciplina, es el idioma, donde todo lo descubierto y que aparecen en esa base de datos, salvo muy pocos artículos, están en inglés. Pero sin embargo lo bueno de esto es que el inglés se internacionaliza, es decir, de este modo  lo que  descubran los chinos no va han a esta sus articulos en Mandarín y lo que  descubran los rusos no aparezca en eslavo.

De este modo el inglés es el idioma internacional donde todos los investigadores nos entendemos, y me ahorro aprender chino o eslavo si me interesa seguir el trabajo que llevan a cabo es esos países.

A mí me ha ayudado hasta el momento ha realizar trabajos del ámbito medico (como ha podido ser National  Center Biotechnology Information o NCBI y el European Bioinformatics institute o EMBL-EBI) y la búsqueda de proteínas para conocer su secuencia de aminoácidos para su analisis (UniProt  o expasy) o su estructura obtenida por cristalización (PDB o PDBe ) o tan solo una base de datos que nos hable de todo lo trabajado con la enzima (Brenda).

No solo la bioinformaica son bases de datos en Internet, también hay una gama de programas de, por ejemplo, reproducir la estructura de una proteína (Jmol) u obtener los parámetros cinéticos de una enzima (WES).

Hasta aquí mi única opinión sobre esta rama de la ciencia es que ha servido de mucho para mantenerse actualizado desde todo el mundo, yo ahora seguiré pensando en porque no elegí la pastilla roja, mis razones tendría.

Aarón Ayllón Benitez.